domingo, 20 de enero de 2008

"La pasión de la destrucción es una alegría creadora" (Bakunin)

El Capital influye sobre toda nuestra práctica, se apropia y desvía toda la actividad creativa del hombre para la realización de sus propias necesidades de acumulación. Al separar definitivamente la creatividad del resto de la actividad humana el Capital definió al Arte como el único campo de la expresión y de la creación, como el lugar y el momento de todas las significaciones posibles, precisamente por que la vida ha perdido toda significación.
.
Se nos impulsa a escribir, a decir, a dibujar cualquier cosa, mientras esos productos artísticos queden en el dominio de la representación de lo vivido, del espectáculo, sin que superen las fronteras hacia la transformación de la vida, dentro de esos límites, dichos productos no son otra cosa que mercancías como todas las otras.
.
Pero cuando nos planteamos en contradicción con esta realidad desde los deseos y necesidades de nuestra vida -como quien roba para comer o destruye la máquina que lo ata al trabajo- somos asesinados, tomados presos o tratados como locos.
.
Nosotros no queremos revolucionar el arte ni nada que se le parezca, simplemente creemos necesario cambiar el mundo de forma revolucionaria, ir a la raíz de un orden que día a día nos llena más de destrucción y nos mantiene en base a nuestro rol en la economía.
.
LA INSURRECCIÓN GENERALIZADA SERÁ UN HECHO PROFUNDAMENTE CREATIVO, UN JALÓN CRUCIAL EN ESTA DESTRUCCIÓN REVOLUCIONARIA DE TODO CUANTO NOS IMPIDA HACERNOS CARGO DE NUESTRA PROPIA VIDA.

A quienes se les mezcla la vida, el arte, y la militancia, y ya no pueden distiguir que es que... Un abrazo cómplice.
Por "PanfletosSubversivos.blogspot.org"

1 comentario:

Theodor W. Adorno dijo...

Totalmente de acuerdo.


Como diría Adorno: El arte es protesta, conciencia desgraciada e ideales quebrantados.


Salud