miércoles, 20 de junio de 2007

LUCHAS Y REPRESIÓN: Perú, 2 mineros muertos tras enfrentamientos con la policía

Compas de I.R.A. proponen este corto texto para dar a conocer cierto campo de las luchas obreras en nuestros paises vecinos, en este caso las luchas de los mineros contra las transnacionales en Perú. El neoliberalismo no tiene patria y reprime por igual al pueblo trabajador en los cuatro lados del globo.

Por Roberto Oviedo15.06.07

Artera fue la represión policial desatada por el gobierno aprista el jueves 14 de junio contra mineros de Casapalca, con el saldo de dos muertos, un niño de dos años y el minero Óscar Fernández Taype, y tres personas gravemente heridas. El suceso ourrió cuando los trabajadores y sus familias, luego de 18 días de infructuosa huelga contra las más inhumanas condiciones de trabajo y por la reposición de 300 despedidos, llamaban la atención sobre su problemática con el bloqueo de la Cerretera Central en el kilómetro 117 (Huarochirí).

La empresa, perteneciente a la familia Gubbins, pretende encarcelar a 30 dirigentes sindicales del recientemente conformado sindicato. La criminalización de las demandas sociales y sindicales es en Perú una política frecuente para favorecer los intereses transnacionales que el gobierno representa. En Shougang Hierro Perú, por ejemplo, de capitales chinos, el principal dirigente, Ronnie Cueto, sigue encarcelado desde el 5 de junio, mientras pende sobre otros 8 dirigentes una inminente orden de captura, acusados de un siniestro absolutamente dudoso.

El gobierno conoce de sobra el drama de los mineros en general y de los de Casapalca en particular, derivados del uso y abuso tercerizado de la mano de obra o contratas que prometieron en campaña desaparecer pero que aún mantiene a casi la totalidad de los trabajadores del sector y de otros en calidad de "eventuales" sin derechos, participación, salubridad, seguridad y salarios dignos. Las horas de sobretiempo que violan la jornada universal ha sido objetada por la huelga –por ahora suspendida- que organizó la Federación Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Siderúrgicos del Perú.

El premier Jorge del Castillo admitió, en entrevista con RPP, la mañana del jueves 14, que la empresa, obstaculiza las inspecciones del ministerio de Trabajo, declarando que los trabajadores serían recibidos pero que nunca llegó a recibir. En la misma dirección se pronunció el ministro de Energía y Minas, Juan Valdivia, indicando que su despacho exigirá a la empresa cumpla con los acuerdos pactados. Igualmente ocurrió con la ministra del sector Trabajo en el caso Shougang, cuando la ministra reconocía públicamente las condiciones injustas que imponen las services, que políticamente apoyan. Del mismo modo, ocurre con el ministro del Interior, que se precia de acabar con las protestas sociales sin necesidad de balas cuando está frente a las cámaras de los medios de comunicación pero que no duda en develar a sangre y fuego cuando su policía obra a las espaldas de la prensa nacional, tal como ha quedado de manifiesto cuando altos mandos de la policía nacional coordinan acciones con el genocida aprista Mantilla socio de Montesinos. Así queda también en claro cuando el Premier participa en componendas para copar la elección de los miembros del Tribunal de Garantías Constitucionales mientras exige al cuestionado montesinitas Ríos Castillo que renuncie al cargo al que le ayudó a llegar.

En el caso de los ocho parlamentarios que serán desaforados por su clara lucha contra el TLC pasará igual, formalidades por un lado pero por otro claras demostraciones de un poder obscuro nacido de la vergonzante alianza del aprismo con el FujiMontesinismo.

Ya no están en juego solamente la aspiración a mejoras salariales o un régimen laboral más justo, sino los más elementales derechos democráticos, tal las libertades de sindicalización y huelga. Urge organizar una contundente respuesta para la destitución de los responsables políticos de estos sectores ministeriales, así como por la liberación de los dirigentes detenidos o perseguidos y cese de la hostilización judicial.Mientras la Federación Minera y la CGTP deberán asumir urgentemente las coordinaciones gremiales necesarias, los partidos de izquierda y las personalidades democráticas que aún queden en el país deberán concretar las coordinaciones políticas necesarias en el más breve plazo para un acto de protesta que frene la escalada de fachistización en ciernes.

Las reuniones del Comando Nacional Unitario de Lucha, conformado para organizar la jornada nacional del 11 de julio, no podrá esperar esa fecha para concretar la protesta que había sido planeada, pues la realidad ha madurado más rápidamente de lo previsto. Asimismo, la Federación Minera debe someter a consideración de sus bases el reinicio de la huelga nacional, para respaldar las luchas de Casapalca, Shougang, Southern, Yanacocha y otras bases más.

Fuente : http://hojaobrera.blogspot.com/

1 comentario:

Raquel dijo...

Hay muertos porque al gobierno no le interesan los trabajadores, como dice aca:

http://www.connuestroperu.com/index.php?option=com_content&task=view&id=2096&Itemid=32